San Juan de la Rambla, 08:21 horas |20º C Intervalos nubosos

Calvario

El antiguo Calvario, que recibía a los viajeros a la entrada del pueblo, fue arrasado por el aluvión de 1826. Era una capilla de construcción sencilla que albergaba en su interior una cruz, un cuadro de Nuestra Señora de los Dolores y otro de San Juan Evangelista.

De ellos, solo la cruz sobrevivió a la catástrofe. Estas edificaciones piadosas eran muy frecuentes y servían para recordar la marcha de Jesús hacia el lugar donde fue crucificado. Por ello, suelen albergar al menos una de las catorce imágenes de la Pasión, denominadas estaciones.

La construcción del cementerio, a la salida del pueblo, incitó a los vecinos a construir con sus propios recursos un nuevo Calvario. El recinto consta de un pequeño patio, un púlpito de piedra y un altar cerrado por una vidriera. En su interior se encuentran las imágenes de la Pasión. El frontón, de bordes de piedra y remate de cantería, presenta en su tímpano una pequeña hornacina con una pintura del rostro de Cristo, realizada por el pintor Cecilio Montes.