San Juan de la Rambla, 22:36 horas |23º C Poco nuboso

Actualidad

El objeto es rehabilitarla y convertirla en un hotel rural polivalente y con encanto.

Fidela Velázquez

Fidela Velázquez

La alcaldesa de la Villa de San Juan de la Rambla Fidela Velázquez, acompañada de las ediles Gloria Méndez y Priscila Díaz, mantuvieron hoy un encuentro con los representantes legales de los propietarios de la casona Delgado Oramas, sita en pleno casco histórico, con objeto de concretar los últimos detalles ante la inminente adquisición del inmueble por parte del Consistorio para su posterior rehabilitación y conversión en un hotel rural con encanto que sirva de núcleo central del desarrollo de la estrategia turística de la Villa.

“Salvar nuestro patrimonio más que un compromiso, es un deber. Más en un municipio cuya potencia principal es la calidad de su patrimonio material e inmaterial. El poder adquirir y rescatar de la ruina a la casona Delgado Oramas, uno de los principales exponentes de la riqueza constructiva del siglo XVIII, es el fruto de largas reuniones y de años de buena gestión económica. La Villa debe estar de celebración, pues antes de que acabe este año el inmueble pasará a formar parte del catálogo de recursos del municipio, con aspiración a convertirse en referente de la comarca tanto en rehabilitación como en uso posterior”, subraya Velázquez.

Con una inversión de 220.000 euros, cabe recordar que las obras planteadas consisten en la recuperación de la edificación para su uso, teniendo especial cuidado en respetar el estado original típico de la época. Por otro lado, cada planta será adaptada para las necesidades del hotel, destinado el sótano a almacén, la planta baja a zonas comunes para el hospedaje, comedor, recepción, jardín, piscina, solárium e información turística. La primera planta para las habitaciones, todas dobles y con baño privado y la planta cubierta para dos habitaciones especiales con terraza.

Con unas dimensiones de 594 m2, la casona familiar Delgado Oramas fue edificada en el tercer cuarto del siglo XVIII. Cuenta con dos pisos y una tercera planta interior que se distribuye  en torno a un patio principal al que se accede por dos zaguanes.  El traspatio está conformado por una larga galería abierta con cubierta de teja, piso de losas, madera de tea y destiladera, dando acceso a un amplio jardín. El exterior supone un mestizaje de la arquitectura de la época y del siglo XIX tras que la fachada fuera reformada después del aluvión de 1826.

Momento-de-la-reunion-con-los-representantes-legales-de-la-casa-a-adquirir

Momento de la reunión con los representantes legales de la casa a adquirir