San Juan de la Rambla, 17:16 horas |24º C Poco nuboso

Actualidad

Jesus-Ezequiel-Dominguez-Gonzalez.-Alcalde-Presidente

Ezequiel Domínguez

VIDEO/ Comparecemos, tras evaluar inicialmente el alcance de la catástrofe que se ha centrado sobre nuestro municipio, para reiterar nuestra tristeza y preocupación por los profundos daños que este incendio produce en zonas especialmente frágiles y vulnerables de nuestro geografía, y cuya conservación compete, como diremos más adelante, a distintas administraciones, a quienes agradecemos desde aquí su especial sensibilidad y despliegue de medios, que han hecho que en estos dos largos días nos hayamos sentido consolados y arropados. Sea extensible este agradecimiento al personal de todo tipo que se ha puesto a disposición de las labores de extinción y que están poniendo todo su conocimiento y valor para minimizar esta catástrofe centrada en nuestro municipio, donde parece que el fuego se ha centrado, recreándose en el daño.

Queremos enfatizar y dar a conocer que este incendio forestal trasciende lo que podría considerarse, aún con su enorme importancia, un mero incendio forestal. En efecto, el extremo este del incendio afecta considerablemente al Barranco Ruiz y sus aledaños, un espacio protegido y encuadrado dentro de la Red Natura 2000 como Sitio de Interés Científico, Paisaje Protegido y Reserva Natural. El flanco sur, hacia donde avanza en este momento irremediablemente, afecta a una parte del Parque Nacional del Teide, la zona conocida por La Fortaleza, y sus aledaños (Pico de Las Palomas), donde se encuentran restos arqueológicos de indudable interés. Dentro de la zona de pinar, además, se encuentra el Llano de La Matanza, hoy conocido por Espacio Recreativo de la Tahona, de indudable interés histórico dentro de la conquista de Tenerife. A estos cuatro aspectos medioambientales y etnográfico-históricos afectados (corona forestal, Espacio protegido Barranco Ruiz, Parque Nacional del Teide y elementos arqueológicos y etnográficos) hay que sumar las afecciones hídricas, que ya están pasando factura a nuestra población, así como los perjuicios respecto al uso, fundamentalmente agrícola y ganadero, de estas zonas, lo que nos hace temer elevadas pérdidas por el efecto del incendio. Todos los aspectos anteriormente reseñados deben ser meticulosamente evaluados con el fin de subsanar las afecciones de la mejor manera posible.
Por último, anunciamos la voluntad de este Grupo de Gobierno de solicitar al Gobierno de la nación la declaración de ZONA CATASTRÓFICA, y rogamos, desde nuestra más profunda tristeza por los elevados daños de todo tipo (medioambientales, históricos, culturales…) que todas las instituciones que han tenido a bien condolerse con nosotros ante esta tragedia, nos apoyen en la precitada petición de ZONA CATASTRÓFICA, que haremos efectiva una vez podamos convocar un Pleno a tal efecto, en el plazo más breve posible.